Emprender en tiempos de cambio: 5 Decisiones para tener éxito

Escrito por Redacción Istmo

En March 30, 2020

Mi nombre es Andrés Albarrán, nací y crecí en una pequeña población ubicada cerca de la ciudad de Bogotá, llamada Funza. Soy el tercero de cinco hermanos, mi mamá era cultivadora de flores y mi papá zapatero. Desde que tenía 9 años me volví consciente de la importancia de generar ingresos para ayudar en mi casa, al punto que decidí trabajar cargando bultos y ayudando a amigos, siendo así mi vida hasta los 17 años. Desde esta época soñaba con emprender, ser exitoso y me dispuse a hacer lo que fuera necesario para materializar este sueño. Puedo decir que tuve aciertos y grandes desaciertos, victorias temporales y fuertes quiebras, hasta que después de casi una década de aprendizaje e intentos, pude finalmente lograr cosechar frutos en el apasionante mundo del emprendimiento.

Hoy lo más valioso no son los ingresos, viajes, carros o galardones. Lo que más aprecio de lo alcanzado es la posibilidad de ayudar a más personas a tener esperanza y encender sus corazones para que vuelvan a soñar. Es por esto que quiero compartir contigo 5 puntos clave que comparto y enseñó a todos los emprendedores a quienes he podido aportar en su camino al éxito. Estos puntos fueron la base para levantarme de mi peor quiebra financiera hace 10 años, y me ayudaron a retomar el rumbo en un momento de mi vida donde mi credibilidad como empresario estaba por el suelo y hasta me faltaba la fe para salir adelante.

Estamos atravesando tiempos de cambio que seguramente transformarán la manera como vivimos, trabajamos, nos relacionamos, y serán seguramente los emprendedores, los visionarios y los soñadores quienes jalonarán el repunte de nuestra economía hacia una nueva época de bonanza. Las crisis para mí son los puntos de quiebre donde los seres humanos tomamos decisiones relevantes para nuestro futuro.  Hoy te invito a que tomes estas 5 decisiones:

  1. Decide Soñar: Los líderes más grandes de la historia lograron proezas porque soñaron que las circunstancias que vivían podían ser diferentes, establecieron su sueño como su verdad, y creyeron en causas que tal vez para otros eran imposibles. Todo comienza por un sueño, por una visión que se sostiene en el tiempo y a la que debemos decidir alimentar y encender todos los días. En los tiempos difíciles y en las horas oscuras será la visualización de ese sueño la que te sostendrá y te dará ánimo. Creo firmemente en que los seres humanos nunca debemos perder la capacidad de soñar, es de los regalos más valiosos que Dios nos dio: Soñar para reconocer que la realidad actual es algo temporal y aferrarnos a nuestro yo del futuro.
  1. Decide crear un plan de acción: Debemos entender que el éxito no es un accidente, sino que se planea, y así acostumbramos a desarrollar nuestra visión con un enfoque empresarial desde el principio. Determinar cuáles serán las estrategias, los recursos para alcanzar los objetivos a través del tiempo es fundamental. Un emprendedor tiene claro donde quiere estar en el proceso en el corto, mediano y largo plazo, y es la planeación la que nos permite anticiparnos al futuro accionando de forma organizada desde el punto cero de tu visión.
  1. Decide Jamás rendirte: Winston Churchill decía “Nunca, nunca, nunca te rindas” y afirmó que estas fueron las cinco palabras más importantes durante su carrera de no retroceder y resistir al avance alemán durante la II Guerra mundial. El “no te rindas” no debe ser tomado como una frase de cajón para motivar a las personas. Debemos entender desde el momento en que nos determinamos a que eso que comenzamos lo vamos a acabar, comienza nuestro éxito. En mi proceso viví situaciones realmente duras, donde incluso había días donde no tenía para comer, donde gente en quien confiaba me defraudó, y en general donde las cosas no salieron como esperaba, pero si me hubiera rendido no estaría contando esta historia. Quiero decirte que cualquiera sea la circunstancia que debas enfrentar, no debes rendirte. Te invito a que pienses cual es la historia que quieres contarle a tu familia, a tus hijos y que eso sea el motor para no retroceder y siempre avanzar.
  1. Decide vivir tu propia historia: Esta es una de las decisiones más importantes y útiles en la práctica; Enfocarte en el valor que tienes como ser humano y no en el que las demás personas te puedan dar. No cometas el error de creer que lo que piensan los demás de ti es tu verdad.  Hacerlo puede devastarte emocionalmente y sumirte en frustración. El rechazo, las críticas y las negativas hacen parte inherente del emprendimiento y debemos aprender a tolerarlos.  Decide trabajar en tu autoimagen, entendiendo que lo que tú piensas de ti mismo es más importante que lo que los demás piensen de ti y que puedes lograr lo que te propongas.
  1. Decide ser disciplinado: Son los buenos hábitos diarios los que obran grandes resultados en el tiempo. Crear disciplinas como 30 minutos de lectura diaria, escuchar audios de crecimiento personal, buscar un mentor que te pueda aconsejar etc. Son fundamentales para triunfar en el emprendimiento. Yo aconsejo practicar diariamente lo que llamo “la hora dorada”, se trata de una hora de tiempo diaria dedicada exclusivamente al crecimiento personal. El entrenamiento es fundamental para saber sortear situaciones y tomar decisiones acertadas en el camino del emprendimiento, por eso no debemos subestimar el poder de las pequeñas victorias y los buenos hábitos diarios.

A todos los emprendedores, solo un último consejo para finalizar:

“Vivan como hombres valientes y si la fortuna es demasiado adversa, enfrenten los golpes de la vida como hombres valientes”. Cicerón

El Autor:

Andrés Albarrán-Networker profesional.


Redacción Istmo

Categorías

%d bloggers like this: