Finanzas Públicas y Economía, ahora y el día después

Escrito por Redacción Istmo

En March 29, 2020

Por: Raúl Moreira Rivera

La historia económica de la República de Panamá nos muestra cómo hemos enfrentado retos muy difíciles, antes y después de la invasión y luego con la crisis económica del 2008-2009, se requirió mucha iniciativa y acuerdos nacionales para hacerle frente a estos retos.

Aunque no existe un momento adecuado para que las cosas ocurran, en este caso en particular, agarró al mundo entero en una situación de debilitamiento de la economía mundial que antes de la pandemia ya daba síntomas de una inminente recesión global.

Con la declaratoria de la pandemia mundial producto del COVID-19, gran parte de los países alrededor del mundo se aprestan a tomar medidas nunca antes vistas para enfrentar esta difícil situación que además de estar afectando la salud de miles de personas, ha ocasionado el cierre de una inmensa cantidad de empresas, sobre todo dedicadas a la prestación de servicios fundamentales tales como el turismo, lo cual por otra parte se ha traducido en la pérdida de muchos miles puestos de trabajo, generando una situación de carencias de las mínimas condiciones para el sustento de estos hogares.

Sin pretender entrar en cifras o propuestas mágicas que resuelvan como enfrentar esta emergencia, no se deben perder de vista dos elementos fundamentales: Primero, hay que tener plena conciencia que estamos frente a una situación que nos afecta a todos por igual, por lo que se necesita un gran acuerdo nacional acerca de cómo se van a dar las soluciones necesarias y esperadas sobre todo por la población más humilde de nuestro país.

NO debe ni puede haber espacios para protagonismos y arribismos, comprendiendo que en esta o nos salvamos todos o nos fregamos todos por igual y que por lo tanto no deben existir espacios para una lucha de protagonismo para demostrar quién defiende y se preocupa más por el pueblo.  Bajo el liderazgo del Presidente de la República, el sector privado, los trabajadores y el Órgano Legislativo están en la obligación de aportar por igual ya sean propuestas y/o sacrificios.  La población está pendiente que no puede ser posible que mientras a ellos se les exige sacrificios extremos, a otros se les pide sólo su colaboración.

Por otra parte y de la misma manera, desde ya, debe existir un equipo encargado de ir diseñando los planes y políticas para la reconstrucción económica y financiera de nuestro país a partir del día después que lo peor haya pasado.  Igualmente se deben tomar las medidas que correspondan para evitar que con la lógica eliminación del control previo existan personas que pretendan usufructuar de los recursos públicos en momentos que todos estamos pendientes de las medidas urgentes y prontas que se requieren tomar, el ejecutivo y la Contraloría General de la República deben ser implacables con estas personas.  Con esto, se ha de garantizar que hasta el último centavo de las Finanzas Públicas se usen con la transparencia necesaria, para garantizar que existan los recursos necesarios tanto ahora para enfrentar la emergencia como para la reconstrucción posterior de nuestra economía.

Que el Señor Dios todopoderoso nos otorgue la gracia de la sabiduría para la toma de decisiones que conlleven al mejoramiento de la situación tanto sanitaria como económica de nuestro país.

El Autor:

Catedrático de Economía y Finanzas de la Universidad de Panamá, cuenta con más de 30 años de experiencia tanto en el campo de la docencia como en la práctica del análisis económico, social y financiero nacional.

Es Licenciado en Economía  y cuenta con una Maestría en Administración de Empresa con Énfasis en Finanzas.


Redacción Istmo

Categorías

%d bloggers like this: