Expertos de la UNACHI sugieren elevar la ingesta de hongos comestibles

Escrito por Redacción Istmo

En August 16, 2020

La relación entre el estado nutricional de los individuos y el desempeño del sistema inmunológico en momentos de COVID-19 llevaron a un grupo de expertos del Centro de Investigación en Recursos Naturales (CIRN) de la Universidad Autónoma de Chiriquí (UNACHI) a brindar una serie de recomendaciones enfocadas en el consumo de alimentos nacionales, para que la población en general eleve sus defensas ante el posible contagio del nuevo coronavirus.

Entre las recomendaciones sobresalen el disminuir el consumo de alimentos procesados, bebidas azucaradas y, por el contrario, aumentar el consumo de comidas preparadas en casa, tomar más agua y priorizar en la ingesta de alimentos funcionales o nutracéuticos, como los hongos comestibles, los cuales proveen beneficios adicionales a la salud, ya que han sido ampliamente estudiados y poseen las proteínas de alto valor biológico, fibra, vitaminas y minerales.

Una de las alternativas para obtener estos alimentos son los huertos familiares, los que son de fácil implementación y en las áreas urbanas los denominados huertos verticales.

Los investigadores del Centro de Pensamiento Think Tank, entre los que se encuentra José Troestch, estudiante del Programa de la maestría en Ciencias Químicas con énfasis en Inocuidad Alimentaria, financiada por la Secretaría Nacional de Ciencia, tecnología e Innovación (SENACYT) son de la posición que un estado nutricional incide directamente en el sistema inmunológico, el cual combinado con el ejercicio físico, y el descanso adecuado refuerza, la respuesta inmune del organismo, para una adecuada protección frente al ataque de diversos patógenos como bacterias y virus, entre otros.

Para José Troestch, del Centro de Investigación en Recursos Naturales (CIRN) de la UNACHI, la vulnerabilidad de las poblaciones puede ser exacerbada por las situaciones de escasez alimentaria, la cual se puede presentar durante o posterior a una situación como la pandemia COVID-19 surgida a finales de 2019, en Wuhan, China y que se informó su presencia oficialmente en Panamá desde marzo pasado.

El científico aclaró que el cambio en la rutina a causa del confinamiento por seguridad también ha afectado los hábitos alimenticios, donde estos cambios pueden ser aprovechados para ejercer un mayor control sobre la calidad de los alimentos y equilibrar la dieta familiar. “En resumen podemos definir esta alimentación saludable como aquella que es suficiente, completa, equilibrada, satisfactoria, segura, adaptada al comensal y al entorno, sostenible y asequible”, comentó Troestch.

Estas recomendaciones agrupadas en el reporte denominado Consideraciones nutricionales y su importancia durante la pandemia por COVID-19 también fueron elaboradas por la Lcda. Stephany Reyes y la Dra. Aracelly Vega, quienes concuerdan en que “esta revisión tiene como objetivo recopilar información relevante de las principales fuentes oficiales sobre las recomendaciones alimentarias enfocadas a la población en general como medida para enfrentarse a las dolencias producidas por un posible contagio de COVID-19”.


Redacción Istmo

Categorías

%d bloggers like this: